Empezamos!!! conceptos básicos sobre nutrición en el deporte I

 

¿Alguna vez has sentido la necesidad de comer algo sano después de hacer un ejercicio físico intenso? ¿Comer grasas abundantes os hace sentir pesados y sin ganas de realizar deporte? ¿Apetece comer fruta después de salir a correr?

Seguramente habrás contestado con un si a estas preguntas, esto se debe a que el organismo nos pide constantemente lo que necesita; los nutrientes adecuados después de un elevado gasto energético, descanso suficiente para digerir nutrientes pesados como son las grasa, e hidratación y aporte de minerales cuando hemos sudado en exceso.

Al realizar una actividad física intensa, debemos aumentar el consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono (pan, arroz, cereales en copos, pastas alimenticias, patata, legumbres) para evitar posibles lipotímias o mareos debidos al agotamiento de las reservas energéticas del organismo. Cuando nos referimos a los hidratos de carbono debemos prestar especial atención a la diferencia entre hidratos de carbono simples y complejos, y cuando es recomendable comerlos. Podrás encontrar todo lo que necesitas saber de los hidratos de carbono en este otro articulo.

Respecto a las grasas, no es preciso ingerir cantidades adicionales, ya que estas no nos proporcionan energía a corto plazo, sino que su función es mas bien la de proporcionar reservas al organismo entre muchas otras.

Por otro lado, también hemos de mantener una hidratación adecuada. La deshidratación influye negativamente en el rendimiento físico y puede llegar a provocar una sensación de mareo y náuseas. Es importante beber agua abundante entre una y dos horas antes de realizar ejercicios físicos prolongados, y comer fruta o tomar bebidas isotónicas al terminar la actividad para recomponer el agua y las sales minerales perdidas durante el entrenamiento. Evitaremos de este modo los calambres nocturnos y la contracción involuntaria de los músculos implicados, los denominados “calambres”.

El deportista tiene la responsabilidad de saber elegir de forma correcta los alimentos antes, durante y después del entrenamiento que sean más convenientes para su salud y que influyan de forma positiva en su rendimiento físico. Una buena alimentación no puede sustituir un entrenamiento incorrecto o una forma física regular, pero, una dieta inadecuada puede perjudicar el rendimiento en un deportista bien entrenado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *