Antes de empezar tu dieta.

Una vez más piensas en ponerte a dieta, nos encontramos miles de dietas en internet, miles de libros que nos proponen dietas de lo más variado, decenas de gimnasios en nuestras ciudades… comienzas una, la sigues unas semanas y… abandonas. ¿Qué ha fallado? Te ayudo dándote unas claves para seguir la dieta con éxito.

Todos los especialistas de la salud, recomiendan firmemente no hacer una dieta milagro ni ayunos prolongados, aunque la decisión final siempre es personal y respetable. Igualmente, se recomienda que una “dieta milagro” nunca sea la primera opción y que no se prolongue durante mucho tiempo, por salud.

Aquí os dejo unas pautas para adquirir conciencia de los cambios que vamos a tratar, y de que manera te benefician estas pautas.

Pautas y cambios en la actitud

  1. Seguir el consejo de un especialista y no creer en las dietas milagro. crearemos hábitos saludables donde no los haya.
  2. Tener paciencia para aceptar una pérdida de peso menos espectacular.
  3. No saltarse ninguna comida y hacer 5 comidas al día. Hacer hincapié en el desayuno. Evitar picar entre horas.
  4. Limitar las bebidas alcohólicas o azucaradas. Remplazarlas por zero.
  5. Salir a comprar con el estómago lleno, esto evitará adquirir productos demasiado tentadores.
  6. Tener siempre en la nevera frutas y verduras.
  7. Recomendable moderar la cantidad de aceite y sal (las técnicas culinarias que utilizaremos será plancha, vapor o asado).
  8. Controlar el déficit de vitaminas reforzando con un complejo vitamínico o una mayor ingesta de frutas y verduras.  De esta manera evitaremos resfriados y anemias entre otras complicaciones.

Los beneficios y mejoras

  • Mejora la absorción de los nutrientes porque nuestro sistema digestivo se mantiene limpio.
  • Mejora de nuestro sistema inmunológico.
  • Mejora la piel y el cabello.
  • Mejora el sueño y con ello nuestro descanso.
  • Regula naturalmente el apetito.
  • Regula nuestro peso naturalmente de forma progresiva.
  • Elimina el mal aliento y el olor corporal.
  • Facilita el estado de bienestar y nos vigoriza.
  • Mantiene la mente despejada y facilita la concentración.
  • Mejora la relación con nuestro entorno.

En conclusión: debemos aprender de las buenas costumbres alimentarias: una dieta llevada de manera seria, supone un cambio definitivo en nuestra alimentación.

El que quiere puede, y el que no, pone excusas.

En el próximo articulo hablaremos sobre algunas pautas que motivan a seguir con la dieta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *